Blog

  • Sonia Short

Salud mental: paso a paso

“Explícamelo como si tuviera dos años”. Me encanta esa frase del personaje interpretado por Denzel Washington en la película Filadelfia. Es que a mí me gusta que me expliquen las cosas sencillitas, sin mucho floreo. Si hay ejemplos, mejor. Por eso me propuse empezar estos escritos de salud mental así, sencillito y paso a paso.

Voy a las definiciones porque creo que clarifica. Buscando la de salud mental me encuentro con la definición de la OMS, Organización Mundial de la Salud. Caray, en estos tiempos uno no sabe si mencionar a la susodicha organización. Pero, me la rifo. OMS define salud mental como:


“Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.


Dos puntos llaman mi atención de esa definición y voy a desmenuzarlos: completo bienestar y ausencia de afecciones o enfermedad.


¿No estar en enfermo es igual a bienestar?

Un estado de bienestar conlleva sentirse satisfecho y feliz con lo que uno hace. Ser un emprendedor, por ejemplo, puede ser satisfactorio y más tranquilo que trabajar bajo patrono para una persona. Sin embargo, otra persona siente paz bajo la estructura de una empresa, sin los altibajos de la vida como independiente.


Ahora, ¿completo bienestar? Busco “completo” en el diccionario:


“Que tiene todas las partes, elementos o fases que lo componen habitualmente. Que cumple todos los requisitos para ser perfecto”.


Creo que el bienestar no es algo perfecto. Es algo que construimos paso a paso.

Los componentes del bienestar personal se matizan según las creencias, percepciones, y forma de sentir de cada persona. También pueden variar según el momento de la vida en que estemos.


Atiende lo que ya tienes

Voy al otro punto. Cuidar de nuestra salud mental no es rehuir un posible diagnóstico de enfermedad física o mental. Hay matices.


Si hablamos del cuerpo físico, la mayoría de las personas querrían evitar la enfermedad. Y, aunque se tenga un diagnóstico de ese tipo, muchas personas construyen una buena calidad de vida. Parte de construir ese bienestar del que hablábamos es cuidarse y trabajar con los recursos positivos que ya tenemos. ¿Algo para empezar? Regulación emocional y Autocuidado. Más adelante voy a escribir más sobre estos dos.


Sí es cierto que hay algunos parámetros que usamos quienes trabajamos en salud mental al momento de evaluarla. Por ejemplo, que una persona pueda llevar acabo ciertas actividades elementales o pertinentes a la vida, como:


• Mantener relaciones con los demás

• Socializar

• Trabajar o estudiar

• Aprender según nuestro intereses o edad

• Participar de actividades que nos sean importantes o significativas.


Cuando hay cambios importantes en esas actividades, o si hay cambios notables en los estados de ánimo, hay que prestar atención. Si esos cambios aumentan en intensidad, duración y frecuencia, es prudente pedir ayuda.


Aprendizaje y flexibilidad

Vivimos un tiempo complejo y difícil por la pandemia. Las cuarentenas nos han cambiado el ritmo y las rutinas a todos. Tomemos eso en cuenta al evaluarnos.


Meterle entrenamiento extra a nuestro conocimiento sobre la salud mental ayudará a que nos cuidemos mejor. Afortunadamente, hoy hay vasto acceso a buena información y con base científica. Y dice el el dicho que el que busca (bien) encuentra. ¿Qué tal aprender más sobre salud mental y cómo fortalecerla?


Compartirte información adecuada, amena y sencilla es mi intención en este espacio.


Escríbeme y dime sobre qué te interesaría leer.


¡Hasta pronto!


Sonia


20 vistas0 comentarios
Featured Posts